Aikido

aikido-tenerife
Aikido es un arte marcial japonés creado por Morihei Ueshiba entre los años 1930 y 1960. Ueshiba concibió el Aikido sintetizando su experiencia vital y filosófica con sus amplios conocimientos de escuelas de jujutsu, kenjutsu (esgrima japonesa), naginata, yariyubu y otras técnicas de combate con armas.

El Aikido tradicional enfatiza el desarrollo de la armonía entre mente, el cuerpo y el espíritu. Es un arte orientado a la defensa, con una dinámica elegante, en el cual el practicante redirige el movimiento y la energía del ataque hacia su oponente. Se requieren bastantes años de práctica continuada, bien enfocada y comprendida – no solo por la mente, sino por el sistema mente/cuerpo/espíritu, que deberían actuar como un todo – para conseguir una evolución interesante.

La práctica

En cada clase, antes de comenzar el trabajo de las técnicas, se realizan ejercicios de calentamiento y estiramiento. La flexibilidad de las articulaciones facilita la práctica, igual que lo hace la flexibilidad mental. Después, el sensei presenta la demostración de un ejercicio. Cada alumno saluda a un compañero (o varios) para trabajar con él o ellos el ejercicio propuesto, siguiendo unos turnos establecidos. Se suceden una tras otra diversas demostraciones y prácticas propuestas por el sensei. Al término de la clase pueden hacerse unos breves ejercicios de estiramiento y relajación.

clases-aikido-tenerife



La etiqueta en el dojo normas básicas

Las normas de etiqueta facilitan el desarrollo de la práctica, aprovechando al máximo el tiempo disponible, y permiten mostrar nuestro respeto y gratitud hacia las enseñanzas de O’ Sensei, Morihei Ueshiba, y hacia nuestros maestros, compañeros de práctica, visitantes y también hacia el lugar en que practicamos.
Por supuesto que en Occidente las reglas de conducta social son diferentes que en Japón. Pero tradicionalmente seguimos la etiqueta básica de Aikido, lo que nos permitirá practicar en cualquier dojo del mundo, y no olvidemos que como en cualquier arte marcial se requiere una mínima disciplina.

AL ENTRAR AL TATAMI

Al entrar y salir del lugar de práctica, saluda en dirección del Kamiza (lugar de honor, donde suele estar el retrato de O’Sensei) y una vez comenzada la clase solicita permiso si necesitas entrar o salir.

ANTES DE COMENZAR LA CLASE

Algunos minutos antes del entrenamiento, debes estar en el tatami sentado en seiza en línea con el resto de practicantes (de más antigüedad o mayor grado, a menor antigüedad o menor grado); puedes utilizar estos momentos para vaciar la mente de los asuntos cotidianos y así concentrar tu atención en la práctica.

Saludo inicial

La clase comienza con una breve ceremonia de saludo en cuyo final se invita a la práctica diciendo “onegaishimasu”. Si llegas con retraso, espera en seiza a la entrada del tatami hasta que el profesor te haga una seña para entrar a la clase.

Las armas

Coloca las armas donde no molesten, con los filos hacia la pared y de forma que puedas cogerlas rápidamente cuando las necesites.
Utiliza las armas con cuidado y respeto. No te apoyes en ellas a modo de bastón ni juegues con ellas; tampoco las dejes donde supongan un peligro. Antes de usarlas, cerciórate de que no tengan zonas astilladas.

Si no puedes sentarte en seiza

Si estás lesionado en los tobillos o rodillas y no puedes permanecer en esa postura, hazlo con las piernas cruzadas delante y la espalda recta; no te apoyes en paredes ni columnas.

Desarrollo de la clase

Cuando el instructor muestra una técnica, permanece en seiza y pon toda tu atención. Tras la demostración, saluda al profesor y luego al compañero con el que trabajarás la técnica mostrada.

Higiene

Todos los practicantes deben responsabilizarse de mantener la limpieza en el dojo. El tatami debe limpiarse después de cada práctica. En el tatami está prohibido comer, beber, fumar o masticar chicle. Mantén tu keikogi(chaqueta y pantalón de práctica), obi(cinturón) y hakama siempre limpios y presentables.

Respeto

Habla lo menos posible sobre el tatami. Deja fuera del tatami tu reloj o joyas; pueden ser molestas tanto para tí como para tus compañeros.

¿Cualquier otra duda?

Como norma general, observa a los practicantes más avanzados y sigue su ejemplo. Una vez concluya la clase será el mejor momento para plantear las dudas que no hayas despejado en clase.

Saludo final

La clase termina con una ceremonia de saludo a cuyo final se agradece la práctica diciendo “domo arigato” o “domo arigato gozaimashita”. Los asistentes permanecen en seiza momentos después de que el profesor se haya levantado para salir del tatami. En nuestro dojo es costumbre también hacer un saludo en círculo para agradecer la práctica a los compañeros.