Yoga

energía kundalini

Kundalini es una energía representada por una serpiente, que duerme enroscada en el primero de nuestros siete chakras principales.

Yoga es la práctica de un conjunto de técnicas y es también el objetivo final al que dicha práctica puede llevar: liberación, transcendencia, iluminación o como quiera que se denomine. No se llega fácilmente a esa meta, pero sí es sencillo experimentar con nuestra práctica continuada muchos beneficios en nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Si eres un principiante o estás decidido a comenzar, no te detengas por las dudas acerca de qué estilo elegir; el yoga es tan antiguo que se ha desarrollado bajo muchas formas, escuelas, estilos… y entretejiéndose con ello, cada instructor o libro que encontremos organizará sus enseñanzas bajo su interpretación particular, enfatizará los aspectos que más importantes estime y establecerá un ritmo propio en la práctica.

Así pues, no dudes en asistir a las clases en las que encuentres el progreso y los ejercicios adecuados a ti. No existe un estilo mejor que otro, y tal vez según tus circunstancias y momentos prefieras cambiar; en Alma Zen te recomendamos:

    • no maltratar tu cuerpo ni exigirle demasiado en poco tiempo. Para ello elige un instructor con experiencia y conocimientos suficientes, y en caso de que tengas alguna lesión o dificultad articular, házselo saber para que te ayude a adaptar las asanas a tu condición.
    • continuar tu práctica con regularidad. Si puedes elegir, por ejemplo, es mejor veinte minutos cada día, o una hora cuatro veces por semana, que darse una gran paliza cuatro veces al mes. Practica en casa además de en tus clases.
    • Consulta buenos libros sobre yoga, te ayudará con algunos ejercicios y es un buen complemento a las clases.

clases de yoga en Alma Zen, Tenerife

Dwi Pada Viparita Dandasana



>Preguntas frecuentes sobre la clase de yoga

¿Qué material tengo que llevar?

Esterilla, ropa suelta, agua para beber. Si estás de paso o no tienes aún tu propia esterilla, te ofrecemos esterilla y manta de cortesía.

No tengo nada de flexibilidad. ¿Voy a poder seguir la clase?

¡Por supuesto! Empezando desde cualquier condición física podrás mejorar progresivamente tu capacidad. No hay competiciones en clase, sé paciente y constante y sorpréndete a ti mismo en unas semanas.

No me siento cómodo con algunos ejercicios, por ejemplo con los mantras o con algunas asanas

¡No pasa nada! algunos alumnos no comprenden la finalidad de una técnica o no están aún preparados para realizarla, pero pueden aprender a respetar esos momentos y continuar con el resto de la práctica. Es más: si aprovechas para observar cómo te sientes (¿molesto? ¿irritado? ¿fuera de lugar? ¿aburrido?), esa forma de ser testigo de tu mente será un valioso aprendizaje sobre tí mismo.

¡Soy incapaz de relajarme! ¿Qué hago en una clase de yoga?

Es importante saber que la verdadera relajación no consiste en abandonarse, ni estar en un estado de laxitud y pasividad sin capacidad de respuesta a lo que pasa en el exterior. Se trata de alcanzar un estado de equilibrio y claridad mental, alerta pero a la vez libre de tensiones – sean físicas o mentales – que entorpecen nuestras decisiones y nuestros movimientos.

Soy bastante mayor y nunca he practicado. ¿Estoy a tiempo?

Claro que sí. Solo has de tener en cuenta que tu práctica probablemente será diferente; no mejor ni peor sino tal vez físicamente más consciente, con más preparación previa y cierta precaución con las asanas más exigentes. Será importante la relajación entre una postura y otra y por supuesto al final de la sesión. Los ejercicios de respiración básicos se pueden practicar normalmente, aunque si tienes algún problema pulmonar tendrás que ser cauto con ejercicios de retención del aire. Sin embargo tu edad y experiencia puede significar una ventaja en cuanto a la paciencia necesaria y a la concentración.