hatha yoga en Tenerife

Hatha yoga, ¿qué es?

El Hatha yoga es una de las prácticas de yoga que más tempranamente fueron difundidas en Europa, pero si alguien nos pregunta en qué se diferencia de las otras múltiples formas de yoga que hoy se nos presentan (kundalini, vinyasa, ashtanga, etc. etc.) ¿qué podríamos destacar como característica de hatha yoga?, o mejor dicho ¿qué aspectos se enfatizan en hatha yoga?.
Como punto de partida encontramos que Ha  significa “sol” y  Tha = “luna”. Muy poético, pero además pensemos en las cualidades complementarias y opuestas, solar y lunar, del aire que respiramos cuando entra a circular por nuestro interior formando parte de nuestro prâna vital. La respiración solar va por la fosa nasal derecha y la respiración lunar, por la fosa nasal izquierda. En los tratados antiguos de yoga, el equilibrio entre estas dos corrientes tiene mucho que ver con el buen estado de nuestro cuerpo, su resistencia, su flexibilidad y su vitalidad.

Con la práctica asidua de Hatha Yoga se busca mejorar el cuerpo y el funcionamiento de todos sus sistemas, interviniendo en ello tanto la ejecución de asanas como los ejercicios respiratorios llamados pranayama. También se realizan ejercicios de limpieza y purificación (kriyas) y algunos más, como sellos (gestos que suelen hacerse con las manos y de carácter meditativo, llamados mudras) y cierres (bandha, acciones musculares que intentan concentrar el prana en alguna zona concreta del cuerpo).

La ciencia de las asanas parte de la observación de uno mismo: cuando estás nervioso, respiras y te mueves de una manera; si estás satisfecho y contento, te sientas o te tumbas de otra forma; si estás triste o preocupado, tu postura cambia. En cada situación mental y emocional que vives, tu cuerpo tiende naturalmente a asumir ciertas posturas. Dando la vuelta a esto, si deliberadamente y conscientemente colocas tu cuerpo en diferentes posturas, sintonizas tu mente y estado emocional en un “modo” particular. En la actualidad se describen cientos de asanas, unas 1000. Pero las más básicas no llegan a 100 y puedes aprenderlas en tus clases de yoga. Sus nombres en sánscrito son bastante difíciles de recordar para muchos: trikonasana, natarajasana, salabhasana, chaturangadandasana… pero lo importante es conocer su acción sobre el cuerpo y la correcta secuencia entre unas y otras, para que cada efecto de estiramiento, compresión o dirección de la atención vayan seguidos de su maniobra compensatoria y se mantenga el equilibrio entre los distintos sistemas y partes del cuerpo.

Los hatha yogis creen que para llegar a los más altos estados de meditación y liberación del ego es necesario e imprescindible un perfecto y puro estado de nuestro cuerpo.  Pero también se dice que en esta búsqueda del cuerpo perfecto es muy posible caer precisamente en la prisión del ego y del narcisismo, lo que se contrapondría al fin último de esta práctica. El hatha yoga es un camino exigente, como vemos, y en nuestra sociedad de hoy debería emprenderse con humildad pero gran determinación.

Y para ti, ¿qué es hatha yoga? ¿Cómo lo describirías a alguien que no hubiese practicado nunca? Deja tu comentario al final de esta página si lo deseas. ¡Gracias!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.